lunes, 6 de noviembre de 2017

LAS PRINCESAS DE LA NOCHE

Aunque es 28 de octubre, se pude decir que el foco de esta celebración anual en mi país es
hoy, ya que el dia que originalmente es termina siendo un martes y ya para ese dia muchos
están sumergidos en sus estudios o sus trabajos, por eso hoy 28 de octubre es la cumbre de
celebración para todas las edades, géneros,etc en mi país.
En esta oportunidad les voy a hablar una pequeña parte de lo que acontece, como tiendas en
centros comerciales o en la calle repletos de disfraces o accesorios ( en un local de calle
compre mis orejitas de conejo que cambian de color ) , muchas personas hacen caso o se
dejan tentar por toda esta magia , incluyendo nosotras, “Las Princesas de la Noche”.




Después de demorar casi dos horas con mi amiga Alexa arreglándome para este dia, nos
dispusimos a ir a dos lugares a virvir el HALLOWEEN, cada uno con sus magia, su encanto,
uno Leo Romax enfocado a chicas trans de closeth y el otro Leos Mística, un bar gay con
una mentalidad abierta a todo publico. El primero nos deja la opcion de cambiarnos y ser
nosotras , las mujeres mas lindas que podemos ser y expresarnos por medio de admiradores
y fiestas que realizan. Ya finalizando la noche me encuentro con un tumulto de personas en
el lugar de baile , pues se realizaba un concurso al mejor disfraz. Con todo esta que pasaba
era muy facil dejarse contagiar de la eferbecencia del momento.
Por otro lado, Leos Bar Mistica nos permitió ver un lugar de rumba como lo llamamos aquí en
mi país, un poco más amplia encontrándonos con toda la comunidad LGTBI en pleno,
finalizando con un show de una transformista reconocida al final de la noche. La música del
lugar hacia que nuestro yo más interno saliera a flote y nos sumergiéramos en ese mix de
géneros musicales en una pista de baile o en su defecto en alguna mesa dotándonos de
nuestros mejores movimientos de baile, un show contagioso que impedía el salir de ese
lugar, como una pequeña droga adictiva.




Fue toda una experiencia para mi y para muchas princesas de la noche , en donde una
sensación de adrenalina mezclada con alegría era el plato fuerte para muchas de nosotras.
Katherine Diaz

miércoles, 1 de noviembre de 2017

NUNCA OLVIDES TUS SUEÑOS


Hoy os traigo la apasionante historia de una chica muy especial que por fin consiguió cumplir su sueño.

¡Hola amores!
Hace unos meses cuando encontré la web de Dafni Girls no me lo podía creer. Lo que hace tiempo imaginaba, es decir, un lugar donde convertirse por unas horas en una mujer existía de verdad! Desde ese momento no dejé de visitar sus redes para ver las fantásticas transformaciones que hace, soñando ser algún día la protagonista de una de sus sesiones.
Mi gusto por la ropa de mujer viene desde niño. Recuerdo la maravillosa sensación de ponerme por primera vez unas medias de cristal, como las llamaban entonces, que eran transparentes y brillantes, teniendo una sensación de libertad y excitación como nunca antes había sentido.
Desde ese momento no he dejado de usar a escondidas ropa femenina, siendo las medias al principio, el eje principal de mi gusto por lo femenino. Pero poco a poco descubrí, que añadiendo unos tacones y un vestidito, la sensación de libertad era aún más maravillosa. Y es que, después de un día de estrés y trabajo en la oficina, llegar a casa, vestirme de mujer y convertirme en otra persona me hace olvidar todos los problemas.




Como muchas de nosotras, me gustan las mujeres y no los hombres. Admiro la belleza de la mujer y me gusta imitarlas para poder disfrutar de mi lado femenino. Jamas me he transformado completamente, nunca me he maquillado ni usado un pinta labios, o me he puesto una peluca, así que una transformación completa me producía cierto nerviosismo, pero la felicidad que sentía al imaginarlo superaba los nervios con creces.
Voy a contaros mi primera visita a Dafni Girls. Leer este tipo de relatos en su blog y ver las fotos de las preciosas chicas, hicieron que me animase a ponerme en sus manos y recorrer este nuevo camino. Espero que os guste.
Aprovechando una visita de negocios a Madrid, dejé un día libre para visitar el estudio de Dafni. Esa mañana durante el desayuno me acordé de mi llegada el día anterior en el AVE, en la que un montón de trajeados ejecutivos salíamos aprisa de los vagones. Esa escena aparecía en mi mente como desvaneciéndose, porque hoy deseaba olvidarme por unas horas de ese mundo masculino. Dejaría de ser él para por fin ser ella.
Faltan unos minutos para la hora de la sesión, me paro en la esquina y enciendo un pitillo para intentar relajarme. El bullicio de la calle me envuelve, un instante de arrepentimiento llena mis pensamientos, siento miedo o más bien no sé lo que siento, pero es muy intenso, por primera vez le contaré a alguien mi secreto.
Dejo de pensar y me dejo llevar, mi cuerpo comienza a caminar y ya no hay vuelta atrás. Llego al estudio donde los sueños se hacen realidad, Dafni me está esperando y me recibe con una hermosa sonrisa. Hablamos de mis gustos de mi lado femenino y luego me explica como haremos la sesión.
"Hablamos de mis gustos de mi lado femenino", repito esta frase porque para alguien como yo, que nunca se lo ha contado a nadie, el sentimiento de liberación que tienes en ese momento es casi indescriptible. Por primera vez en mi vida, mi otro yo, se atreve a salir del refugio de la mente, rompiendo el muro que le protege del miedo, porque sabe que quien tiene delante no le juzgará, si no que aceptará con total normalidad esta hermosa dualidad.
Al ser la primera vez, Dafni me propone tapar el espejo mientras me transforma en una mujer. Acepto y comienza a hacer su "magia" en mi rostro, mientras siento en mi piel un montón de nuevas y agradables sensaciones.
Yo suelo ser una persona reservada con los desconocidos pero Dafni irradia simpatía y confianza, y me pongo a hablar como una cotorra :D Al cabo de un rato todo está listo y sólo falta elegir la peluca. Como tenía ganas de sentirme rubia, me elige una media melena que irá perfecta con mi rostro redondeado.
Me coloca la peluca con cuidado, la peina y ya estoy lista para vivir por primera vez ese esperado momento. Cierro los ojos, destapa el espejo y al abrirlos aparece ante mí una guapa mujer, durante unos instantes no me reconozco, me miro y remiro, muevo los labios, giro la cabeza, acaricio mi melena y al fin me convenzo de que soy yo.
El cambio es espectacular y me siento maravillosamente bien al ver ese bonito rostro, que Dafni, con su arte, ha conseguido sacar a la luz. Una mezcla de felicidad y libertad inunda todo mi cuerpo, deseando parar las arenas del tiempo y congelar para siempre ese momento.
Pasamos al vestidor que está lleno de lo que más nos gusta, o sea montones de trapitos, y un ejército de tacones en perfecta formación, que me da la bienvenida al paraíso de las crossdressers. Dafni selecciona unos cuantos vestidos, la ropa interior y lo que me resulta más divertido, unos grandes pechos de silicona.
Con cierto nerviosismo comienzo a vestirme, me pongo la ropa interior y el sujetador con mis nuevos pechos. Nunca los había utilizado y la sensación de llevarlos puestos es extraña, pero muy placentera. Me pongo el primer vestido y ya estoy lista para comenzar la sesión de fotos.
Camino por el pasillo taconeando nerviosa, como si fuera la primera vez que me pongo unos tacones, y es que nunca antes había sentido una sensación tan plena de feminidad.
De repente me veo como una modelo mientras Dafni me enseña como posar. Al principio los nervios están ahí, pero rápidamente te metes en tu papel de chica guapa, porque Dafni a cada toma que va haciendo no deja de piropearte, y tu piensas "va, eso se lo dirá a todas" pero cuando te enseña en la cámara las fotos te quedas alucinada diciendo "pero si estoy muy mona" :D
Entonces los nervios desaparecen y me siento muy feliz. A cada nueva pose le acompaña una nueva sonrisa, mientras la mujer que hay dentro de mi sale sin complejos y las sonrisas se convierten en risas con cada gesto que practicamos. Es un momento mágico, y entre foto y foto no dejo de mirarme en los espejos para no perderme nada, disfrutando de mis nuevas uñas pintadas de rojo, mi melena rubia, mis pendientes, y ese vestidito corto que me queda tan mono y que hace que mis piernas se vean bastante bonitas.
Cambio de look y el vestido corto da paso a uno rojo más largo, es un color que me encanta y me gusta verme así. Me siento en el sofá mientras la cálida luz de la mañana inunda la estancia y de nuevo comienzan las poses y las risas. Me siento más mujer que nunca y estando así, tan "arreglada", valoro aún más el esfuerzo que hacen las mujeres por ponerse guapas y las entiendo como nunca antes lo había hecho.
La sesión termina con un look más divertido y atrevido, con una mini vaquera, una chupa de cuero y unas preciosas sandalias que fueron amor a primera vista. Dafni coloca un ventilador y siento como mi melena rubia se agita mientras se suceden las tomas. Me divierto un montón y ambas no dejamos de reír.
Me siento en la silla para comenzar el desmaquillado, la minifalda vaquera que llevo es muy corta y me río al ver mis braguitas reflejadas en el espejo, y comprendo lo difícil que es llevar una mini sin ir enseñándolo todo :D
Las algo más de cuatro horas han pasado tan rápido que parece que he llegado hace solo un rato. Ha sido una experiencia maravillosa e inolvidable, y que por mucho que la intente explicar solo la puedes entender viviéndola de verdad. Así que, si no has ido todavía, ¿a qué estás esperando?.
Dafni es un cielo de mujer, y desde el momento que entras por la puerta, sientes una confianza como si la conocieras de toda la vida. Te hace sentir a gusto con tu cuerpo, te encuentra la ropa adecuada y consigue de ti, con su cariño y amabilidad lo más importante que es ¡creérselo!.
Además de la felicidad de cumplir un sueño que creía imposible, esta experiencia me ha dado un "chute" de autoestima como nunca hubiera imaginado. Gracias Dafni.
Nunca olvides tus sueños, por más locos que sean. Los que crecieron contigo. Los que nunca creíste que sucedieran. Siempre apuesta por ti y confía en lo que late en tu corazón. Arriésgate y sé la protagonista de la película de tu vida.
Ahhh lo olvidaba, no os he dicho como me llamo, mi nombre es Connie, Connie Happy :)

viernes, 20 de octubre de 2017

POEMAS TRAVESTI

 Hoy os quiero dejar un blog que me ha enviado una chica cross y que aprovecha algunos momentos de su vida para escribir poemas tan bonitos como éste.


COMO TE VAS A RESISTIR!
TODA LA VIDA ES UN DESTIERRO
Y LA MUSA ESTÁ AULLANDO HACE MILENIOS.
EL GRITO DE LA PUTA ESTALLÓ ANTES
DEL BIG BANG Y TU PRETENDES GUARDÁRTELO EN EL BOLSILLO.
CUMPLA, VAYA, ADÓRNESE EL CUELLO,
LAS MUÑECAS,
SÚBASE A ESE PAR DE CATEDRALES
Y SEA MUJER,
VAYA!, LE GUSTÓ.
QUÉDASE AHÍ NIÑA, BAILANDO, O SENTADA CON SOMBRERO,
SEA MUJER. LO MERECE.

Si queréis conocer un poco más sobre ella y sus poesías podéis entrar en su blog: http://josefafrancescaroberts.blogspot.com.es/

miércoles, 27 de septiembre de 2017

"ANTES DE SALIR DEL ESTUDIO YA TENÍA GANAS DE VOLVER"

"Era la tercera vez que acudía a Dafni, segunda con salida a la calle, y cada vez me parece más increíble esta experiencia. Nada más llegar, esa sonrisa tan cálida de una persona que, con el tiempo, se va convirtiendo en tu amiga. Se le nota que disfruta con lo que hace y que se preocupa realmente para que vivas unos momentos únicos. 

Maquillaje, consejos de estilismo, pruebas de vestuario, fotos, cambio de tacones, de vestidos, de pelucas, una auténtica gozada en el estudio donde te ves de muchas formas convertida en una mujer.


Llega el momento de salir a la calle y, en mi caso, como he salido en muchas ocasiones, no hay tantos nervios y disfrutas más ese momento. 



Vestido negro clásico, elegante, medias transparentes, tacones bajos para andar pero muy femeninos, uñas pintadas, collar, anillo y una peluca de pelo liso media melena que elegimos entre un montón de opciones. Disfrutad de ese momento, es vuestro. 

"En Madrid todo el mundo va a lo suyo, la gente tiene prisa y no está para contemplar a nadie"


 Seguridad, adelante y recorrimos la Gran Vía con absoluta normalidad. Paradas para hacer fotos, semáforos, escaparates... vivir como una mujer en la calle. Llegamos a un japonés de moda y disfrutamos de una magnífica cena. Vuelta por la Gran Vía y copas en una terraza repleta del verano madrileño y en un pub clásico donde me divertía mucho romper esa decoración tan tradicional con algo tan poco clásico como un crosdresser. 

La noche termina con el desmaquillaje y vuelta al look masculino con unos últimos consejos de estilismo, unos productos y un par de besos. En medio, risas, confidencias y la sensación de haber hecho algo que, hace unos años, me habría parecido imposible. Antes de salir del estudio ya tenía ganas de volver, así que espero que sea pronto."

miércoles, 23 de agosto de 2017

"UNA MUJER VALIENTE Y SEGURA DE SÍ MISMA, MUCHO MÁS REAL DE LO QUE NUNCA LLEGUÉ A SOÑAR"



Eva nos ha mandado este relato de su experiencia en Londres y estamos muy contentas de que esa seguridad en tí misma se apodere de tí y disfrutar del crossdressing en cualquier parte del mundo.

"¡Hola queridas! Muchas de vosotras ya me conocéis de rondar por la noche madrileña. Para todas aquellas que aún no me conocéis me presento. 
Me llamo Eva, tengo 28 años y llevo menos de un año inmersa en el mundo del crossdressing. En efecto, desde la primera vez que pasé por el estudio de Dafni han pasado solamente 9 meses y es por ello que la historia que os cuento cobra mayor importancia. 

Quiero compartir esta experiencia con vosotras para mostraros que la realidad supera ampliamente todo aquello que pudimos soñar, siempre que seamos fieles y creamos en nosotras mismas. Por todas nosotras, que tanto camino nos queda por recorrer. 



La historia comienza en Inglaterra, concretamente en Bristol adonde vine por temas de trabajo. Una amena conversación con un par de amigas tomó bastante profundidad tras revelarles mi afición por el travestismo. En concreto les hablé de Eva y de su gusto por salir de fiesta por Bristol. Ellas dos totalmente alucinadas pasaron a hacerme las preguntas que una cabe esperar. “A todo esto, ¿cuál es la capital mundial del travestismo?”, me preguntaron. “¿Es posible que sea Londres?” Dicho y hecho. Autobús y habitación reservada para el sábado 15 de julio. El objetivo, salir de fiesta al WayOut Club, una verdadera institución en la noche londinense que no para de reinventarse con sus espectáculos variopintos. No pintaba mal la idea.



Llegado el día el primer paso consistió en comprobar las condiciones del albergue donde me iba a alojar. Claramente no me iba a gastar 200 libras por una noche en una cómoda habitación del distrito financiero. Mucho más excitante resultó pagar 20 libras por una habitación compartida con dos chinas y un paquistaní, muy majos por cierto. El problema clave era dónde me iba a maquillar, y tras analizar las posibles opciones me decidí por colocar un espejito en la puerta del retrete y maquillarme como pudiera en aquel espacito. Un esfuerzo necesario para no llamar demasiado la atención. No salió mal la cosa aunque me requirió bastante esfuerzo y paciencia.







Una vez que volví a la habitación pude comprobar que mis compañeros de habitación no me reconocían. Pasaron varios segundos de tensión hasta que el chico paquistaní me preguntó “Are you the Spanish guy?” Por supuesto dije “Yes!” con una sonrisa de oreja a oreja. Nos reímos un rato y tan amigos todos. Me puse los tacones, mi falda nueva y reluciente, cogí el bolso y ya estaba preparada para dar guerra. Al pobre Nicolás, español que trabaja en el albergue, casi le da un infarto al verme. Realmente estaba explosiva y me sentía muy poderosa. Aún así le pregunté si podía acompañarme a la estación de metro, cosa que hizo encantado. No sin antes quitarse la chilaba de encima, no fuera que los Hermanos Musulmanes le cortaran la cabeza si me veían conmigo por la calle. Comprensible al situarnos en pleno Ramadán y en un barrio de mayoría musulmana al Este de Londres. En cualquier caso Nicolás es un verdadero caballero. Pude notar su comprensión y delicadeza conmigo en todo momento. Una persona que me trasmitió la confianza necesaria para afrontar la noche. 
“I love you!”







Así pues cogí el metro en Stepney Green y en sólo 3 paradas ya estaba en mi destino. Con la Torre de Londres iluminada al fondo, mientras caminaba un gentil vagabundo me dedicó una mirada cómplice que se perdió entre mis piernas. “Vamos bien” me dije a mí misma. Un par de minutos después ya me encontraba dentro del WayOut Club. Se trataba de un típico pub inglés con una terraza y una pista para bailar. Nada del otro mundo, aunque conforme avanzó la noche se fue animando la cosa.  Cada vez pasaban más chicas cross (muy guapas todas ellas) y más hombres, en su mayoría bastante tímidos con nosotras y observándonos en todo momento. Fiel a mi tradición primero que dirigí al baño para perfilarme los labios. Allí se encontraba Whitney, una chica cross londinense muy amistosa conmigo y tremendamente dulce al hablar. Era la primera persona con la que hablaba por lo que se convirtió en mi aliada para el resto de la noche.






Por supuesto faltaban más personas por cruzarse en mi camino. Entre ellos Matthew, un joven filósofo con mucha labia y bastante atractivo. Charlamos de forma muy amena durante un buen rato mientras tomábamos una pinta de cerveza (como siempre mi noche fue a base de birras). Una vez terminada ya era hora de ponerse a bailar. Varias chicas estaban ya en la pista de baile con el “Music” de Madonna, un momento perfecto para empezar. Siendo justa creo que nunca me he sentido más inspirada que aquella noche para mostrar mis movimientos sobre los dos tacones.

Realmente me sentía liberada y muy cómoda con las chicas a mi alrededor. Todo fluía con buena música y buen rollo, y así fue hasta las 3 de la madrugada cuando de repente encendieron las luces, apagaron la música y los empleados empezaron a barrer. 




Puntualidad inglesa sumamente estricta.

Hasta entonces yo continué a lo mío, a bailar sola o acompañada si surgía la ocasión. Estaba tan excitada por la locura que estaba cometiendo que mi mente logró desinhibirse completamente del resto del mundo, a pesar de ser la única extranjera, a pesar de ser el centro de todas las miradas. Esa noche, en ese momento concreto sólo existía Eva. Unos instante mágicos en los que la mujer que llevo dentro se manifestó con más fuerza que nunca. Una mujer valiente y segura de sí misma, mucho más real de lo que nunca llegué a soñar.







El resto de la noche me dio un momento de tranquilidad cuando actuaron las T-girls, unas chicas super guapas y con mucho talento que desarrollaron una performance curiosa y muy de andar por casa. Y nosotras su público entregado. Ya después llegaron los corazones rotos, chicos que se derrumbaban cuando descubrían en mí ninguna intención de pasar la noche con ellos. Puedes charlar, bailar conmigo, besarme incluso “but don't ask me about sex”. Al final Marco, un chico italiano muy amable y cariñoso decidió acompañarme a casa, digamos a mi albergue. Su gentileza fue debidamente correspondida, y aunque me dedicó muy bonitas palabras del tipo “eras una diosa, la mujer de mi vida” yo no pude más que desearle su felicidad con suma sinceridad." 

"Ahí terminó mi gran noche, fundidos en un beso apasionado y con el pesar de una dura despedida. La vida es así."

Escríbenos tu aventura en info@dafnigirls.com
Será un placer vivir y compartir tu experiencia!

miércoles, 26 de julio de 2017

"ESTUVE TAN A GUSTO, QUE AL FINAL EL TIEMPO NO CORRIÓ SINO QUE VOLÓ"

Una de las cosas que más felices me hacen después de una sesión es poder recibir vuestra experiencia sobre cómo os habéis sentido y Laura lo ha plasmado muy bien en palabras. Espero volver a verte pronto y disfrutar de una tarde como ésta.
Jueves por la tarde. Habíamos quedado a las 7:30 pm pero yo quede libre a las 6:30 pm. Después de una quedada infructuosa hacía un par de meses, tenía muchísimas ganas de volver a salir a dar una vuelta con mi confidente y amiga Dafni!
Que cerca y tan lejos parece ... hace menos de un año, le llamaba dubitativa y no me salían las palabras para quedar  en su estudio.  Creo que la ilusión,  entre tanto nerviosismo, que tenía la captó en un instante y me hizo un huequito para pasar un rato con ella y empezar a probarme alguna cosa, mi primera vez!!!
En aquel momento, hablamos de la posibilidad de salir fuera. Lo veía como una hazaña imposible.  La complicidad y la confianza que transmite es tan grande que la segunda vez ya me animó a salir a tomar algo justo a la vuelta de la esquina.  Fue una experiencia increíble pero los taconazos que me había propuesto llevar lo hacían un poquito complicado  Jajajaja!  En cualquier caso eso marcó un antes y un después  porque la siguiente vez en lo único que ya pensaba era en salir a cenar por ahí.
 Eso ocurrió unos meses más tarde y a pesar de las seis largas horas que estuvimos juntas se me pasaron súper rápido.  Quería más.
Como desde hace unos meses vivo sola, ahora tengo más libertad para maquillarme, comprar trapitos, vestirme...   así que le encargué algunas cositas para disfrutar yo solita en casa.
 Por fin, después de haber fracasado una intentona hacía unos meses, pudimos  volver a quedar. Yo tengo una agenda super apretada normalmente cada vez que voy a Madrid,  así que le digo horas estimadas.  Pues como apuntaba el principio, al final terminé una hora antes de lo previsto.  Era una tarde de primavera húmeda y en los que los minutos de espera se me hacía horas.  Me fui a dar una vuelta para hacer tiempo y por fin llegó el momento que tanto esperaba.  Ahora ya vamos más rápidas porque nos conocemos un poco y sabemos lo que queremos.  Una fantástica sesión de maquillaje y a probar unos trapitos.  Finalmente, estaba super coqueta con una blusa oscura, una minifalda blanca y granate,   Y unos zapatos de corte salón de tacón medio.  Ya estamos listas !!!!
 Nos vamos dando un paseo hasta Primark para hacer unas compras.  Yo me sentí, por primera vez, super segura. Al llegar a la primera planta, mientras vamos andando, nos cruzamos  a un matrimonio ya algo mayor y el señor no me quitaba la vista de encima. La verdad es que no sé si era por desaprobación, sorpresa, o porque le gustaba.  La verdad es que no sé si era por desaprobación, sorpresa, o porque le gustaba.  En cualquier caso, me daba igual. Pasamos por la sección de zapatos pero todo eran sandalitas. Pues no, no iba buscando sandalias.  Pasamos por la sección de lencería, y allí encontramos un fantástico camisón negro y con él nos fuimos a la cola para pagar.  Mi primera compra !!!!!
 Toda contenta y despistada salí y por poco tropiezo con las escaleras mecánicas Jajajaja!  No me puedo imaginar lo terriblemente embarazoso que podría ser que me cayese .
Bueno, salvamos la situación.  Listas para ir a cenar .
 Me llevo a un restaurante pequeñito donde la comida estaba fantástica y  todo el personal del restaurante nos trató genial.  Me sentí super segura y super natural.
 Estuve tan a gusto, que al final el tiempo no corrió si no que voló. A la salida me vi caminando enfrente de la puerta de cristal y,  viendo el reflejo,  me sentí fantástica .
 Volvimos para el estudio paseando tranquilamente y continuando la conversación tan animada que llevábamos en el restaurante y, así,  terminamos un día increíble que espero se repita pronto.